domingo, 21 de diciembre de 2014

Miedo.

Te tengo dentro y no sales.
No sé si dueles o alivias,
no sé si calmas la lluvia o haces temblar el suelo.
No lo sé, y tengo miedo.
Estás en mi espina dorsal, haciendo escalofríos bailar por mi piel.
Estas en mis manos, haciendo que te escriba en papel.
Estas en los llantos, de desesperación por no saber que hacer. 
Estas en el verso que alguna vez creé.
Te diría que te marcharas, pero sé que me dejarías hueca.
Te rogaría que te quedaras, pero entonces tendría la necesidad de tenerte más cerca. 
Tu has querido esto, 
tu has vuelto a bailar con el viento,
has vuelto a correr 
y a gritar que me has echado de menos.
Y con esos movimientos te has clavado más adentro.
No sé porque te dejé entrar, si solo has derrumbado más el cielo. 
Creí encontrar la felicidad y solo he encontrado tu consuelo.
Consuelo de saber que sigues estando a pesar de haberte tentado. 
Consuelo de no haberte perdido incluso con todo lo que he callado. 
Lo siento, ya no aguanto. 
Solo te pido que dejes de hacerme pensar, 
de hacerme reír, 
de hacerme gritar, 
y de hacerme sentir. 
Porqué no paro de caer, 
y tu no paras de clavarte. 
Y tengo miedo de romperme, 
y tengo miedo de amarte.

Datos personales

Mi foto

Básicamente escribo lo que pienso cuando no duermo.