martes, 28 de octubre de 2014

Mujer.

La vida no es un regalo, la publicidad engaña. Me dieron un folleto explicativo en el que decía cómo tenía que sentarme y atender a unas normas qué solo me daban más dolor de cabeza. Como debía asentir y sonreír y pretender que me sentía cómoda en este entorno. Como no se puede fumar en sitios cerrados, ni correr en los pasillos, ni enseñar demasiada piel. Como mis labios no pueden ir pintados, sin ser acusada. Como hasta mi propio género me asusta, como nos autodenigramos. Como las niñas nacen con miedo a ser si mismas, porqué siempre tenemos un dedo acusador encima de nosotras. Como alguien está constantemente empujándome por la espalda, diciéndome lo que debo hacer, llevar, decir, pensar... No sé.
No nací mujer para tener miedo a bajar a la calle como realmente me gusta. No nací con este cuerpo para tener que esconderlo bajo lo que la gente llama "belleza". No nací con esta mente para tener que cerrarme a una ideología, ya a esta temprana edad. En el colegio no enseñan lo qué es que cada uno pueda ser si mismo sin debatir, en el colegio no enseñan a ser feliz.
Puedes disculparme, pero mi estabilidad mental está por encima qué una simple calificación.
Y ahora siento, que me estoy volviendo loca. Por ser mujer, por estar controlada por hombres o mujeres, controladas por hombres a su vez. Por qué mis compañeros de clase creen conocerme pero sólo conocen una simple estrella del universo qué hay en mi cabeza, qué probablemente nunca salga del todo a la luz, porqué siempre está esa parte oprimida, que llora a diario, porqué viste de luto, debido a la poca decencia de alguna gente.
Mi mente esta embotada, y me siento mareada, porqué cada día debo cumplir las ordenes que cumplen los hombres, más las que son específicas para mi género.
Y el cansancio se está apoderando de mi, de querer responder a cuestiones que no me debería ni plantear (según algunos).
Puede que hoy me pregunten por mi vestimenta y la vean inapropiada, pero no creo que sea necesario añadir que llevo lo que me hace feliz y me hace sentir a gusto conmigo misma (al fin y al cabo, la única persona que lleva aquí desde el principio, y estará aquí hasta al final, soy yo misma, así qué ¿por qué no quererme?). Desgraciadamente, no todo el mundo tiene esta mentalidad, y es porqué así se les ha impartido. Sobre eso mismo vengo a quejarme.
Me indigna, sí. Porqué cada vez más personas quieren gritar y no pueden. Cada vez hay menos libertad de movimientos, y cada vez ser "chica" es más ofensivo.
Y cada vez las mujeres somos más misteriosas, porqué nadie puede conocernos realmente.
Estamos asustadas, así que usted decide que hace con nosotras, pero tenga en cuenta qué no vamos a dejar de luchar.
Un saludo, estimada humanidad:
Una mujer (hoy, ayer y siempre).

Datos personales

Mi foto

Básicamente escribo lo que pienso cuando no duermo.